lunes, 18 de abril de 2016

JORGE AULICINO / LAS CIGARRAS




Las cigarras



El sol oculto tras los pinos
y el grito sagrado de la cigarras
cuando el auto se detiene.
Ya no estás aquí, Escipión, y no tengo tu oído.
He visto rodar muchas palabras.
Brillaban, se oscurecían velozmente en el abismo.
Poeta del bien, de los atardeceres romanos,
Yo no tengo tu oído ni tu bien,
pero no soy Calígula: mi soledad no está poblada
de rechinar de dientes sino de golpes sordos
como de cuerpos o cosas que caen en el piso de arriba.
En todo caso, poblada, nunca transparente como la tuya.
Y, sin embargo, éste es de algún modo mi bien.
El sol debe ser un escándalo detrás de los pinos;
las impúdicas cigarras cortan el silencio
con un insaciable diamante de vidriero.
Tal precisión me asombra; tal impunidad.
No es éste el sonido de la caída dispersa de objetos,
es un sonido casi industrial y continuo
(no había sierras eléctricas en Roma, nunca
hubieses podido asombrarte así).
Me detuve en el campo. Encendí un cigarrillo.
Hago esto muchas veces cuando viajo. Imagino
el choque de este sonido en mi silencio
como una colosal y aplastante epifanía para vos.
Otro modo de tomar contacto con un universo
de movimientos incomprensibles. No llamo
fascinación a esto, no sé cómo llamarías
a aquello que sentías cuando al atardecer
hacía tocar tierra los objetos
en la verde luz cercana a Roma.
Siento, al escuchar las cigarras,
que alguien está golpeando una vidriera
y veo el rostro de un amigo que gesticula
detrás del vidrio y no oigo
el sonido de su voz. Dispongo únicamente
del sonido abrumador de las cigarras
para sonorizar esta película muda en mi cabeza.
Sé que es poco. Pero yo también estoy hablando de misterio.
Voy a subir al auto. El ruido del motor llenará la cabina.
No oiré a las cigarras. En la primera curva, los pinos
se correrán a la izquierda y el sol me dará en la cara.
Encenderé la radio llena de ruidos parásitos.
Podré recordar el timbre de la voz de mi amigo.
En el auto habrá intimidad creada
por el ronroneo del motor, la radio humana,
el perfume del tabaco.




Jorge Aulicino, "Hombres en un restaurante"







Fotografía por Aulicino en Italia



domingo, 17 de abril de 2016

MARIELA CIRER LESTA / secretos de timba bombachas arados fardos



Este puto conventillo / de mujeres y chabones
Que escupen secretos de timba y bombachas / arados fardos
Siniestras las voces  / aturden 


Da lo mismo si es de día o si es de noche / empieza la joda
Gritos y platos rotos / sartenes estampadas contra las puertas
Puteadas sin asco sin respeto a nada / nadie se calla


Este maldito agujero de locas / de tipos sucios y pobres
Dejan lamentándose una conciencia / pasajera la realidad
Los sueños se cuentan en voz alta / la miseria abunda y se esconde


En este puto conventillo / de actrices baratas y perros de la calle
De un portazo a otro / corren los chismes / corre la sangre.






¿ENTENDISTE?

¡ENTENDISTE!!!!!!!!????????



MARIELA CIRER LESTA . Buenos Aires .1974 .
Es Diseñadora Gráfica (Universidad de Palermo).
Fotógrafa (Escuela de Fotografía Creativa Andy Goldstein ). Poeta


Su blog con RETRATOS DE ESCRITORES

http://fotografiica.wordpress.com/

viernes, 1 de abril de 2016

RUBÉN CHIHADE / 4 POEMAS de CUERPO DE OLVIDO

RUBÉN CHIHADE 

/ 4 POEMAS de CUERPO DE OLVIDO





3



Si me digo


             Esta noche la ternura
             sueña en soledad,

amanece
sobre tu cuerpo






* * *



14


¿Importará acaso
si la luz
sucede antes o después de pensarte?

¿O dónde
el fuego deshizo
un futuro posible?

¿Cuándo sucedió
el tiempo de tu nombre
asido al olvido?



¿Importará ?



****


17


En tu cuerpo quizá
reconozca gestos de algún amigo.

Mi sueño entonces
irá llenando de futuro el olvido.




*****


37


Me mantienen vivo
el hosco sabor del vino

y la esperanza del amor.







CUERPO DE OLVIDO. Buenos Aires .1995. Libros de Tierra Firme











Rubén Chihade . Buenos Aires. ( 1941- 2001) 
Miembro del Movimiento de Revistas Literarias de la Ciudad de Buenos Aires junto a José Luis Mangieri, Roberto Diaz, Marino Santamaría.
Perteneció a la llamada Generación del 60.
Sus libros publicados:
"Y ceremonias"
"Aseveración del solo"
"Voces y colores de la memoria"
"Cuerpo de Olvido"