lunes, 29 de julio de 2013

ALEJANDRO SCHMIDT

ALEJANDRO SCHMIDT



EL LECTOR



cualquier cosa que escriba

así logre romper el hielo que te habita

la noche que caminas

darte pan o aurora

cualquier cosa que escuches o sospeches

mi temblor

mi vanidad

mi perro atado



por vos

por mi



no lo creas

no esperes



y ante todo

sobre todo



no me quites tus ojos

no me olvides en los desiertos de la comprensión o el sentimiento



porque yo también

te leo

y te abrazo

más solo que una página

más fuerte que el deseo.





Alejandro Schmidt





foto y diseño : Alicia Gallegos

POETAS EN EL UNDER / LA HORDA . Historia del grupo La Horda

LA HORDA . Historia del grupo La Horda





La Horda fue el devenir de aquella tribu de Vomitadores, tras varias ediciones y alguna que otra convocatoria, el grupo se fue enriqueciendo y el personal poético de tal empresa ganó en cantidad y calidad. Miguel Angel Lens empezó a frecuentarnos en las reuniones de La Horda en 1987. Invitado por Marta Muriago (otra hordista de alta talla literaria). Miguel Angel era al principio tímido, reservado, pero el piñón abrasador de su poética incendiaria nos cautivó descarnadamente. Comprometido hasta el borde del abismo, si antes nos sentíamos trangresores, a partir de él nos vimos empujados a dar un paso más: Caminamos por la cornisa descubriendo la belleza en un mundo de mierda. Fue el aporte de un erudito de los márgenes y como si fuera poco, un apasionado dibujante y artífice del collage.

http://www.blogger.com/profile/01701374649493918628
http://mundofosil.blogspot.com/


ALGUNAS PÁGINAS DE LA REVISTA DEL GRUPO LA HORDA


PALACIO DE CARTAS / 

(por P3Z, el compilador)


...imaginate a Flocco, el esquizofrénico curda que le aconsejó a mi esposa que me ponga un caminito de maíz en la entrada, aclarándole que si cuando vuelvo como más de tres es porque volví en curda. El mismo Flocco que me dijo que si no tenía por mi laburo un auténtico cariño y sincera dedicación, tirá la gorra a la mierda y dedicate a la borrachería como yo. El mismo que le dijo a mi amiga; perdoname, te puedo decir un piropo, perdoname, no sos mi tipo. Bueno, Ángel desnudo y devorador, seguite imaginando conmigo, dale, aprovechá, la imaginación nos une en este momento,viola las leyes de la relatividad y de la absolutidad, además es gratis, y permite que yo te diga todo esto mientras lo estoy pensando.
  • Yo Explosión, 6.9.1986, Rosaurio.


"Aquí es ciudad de Roma (Rosario)...", como empezaba un viejo poema mural del loco Cachilo sobre las chapas de una obra en construcción. Aquí es ciudad de Roma, Rosario,y llueve lentamente, como si no le importara que uno sobreviva a duras penas este hecho insólito que es vivir. Y como a cada cual le importan sus cosas,espero que podamos vernos pronto.
  • Yo Explosión, noviembre 1986.


...estamos intentando conexiones posibles en-nosotros y entre-nosotros. Nos decidimos por abordar el espacio virgen, por escamotear el itinerario que nos trazaron hacia el fracaso, por llenar incansablemente las hojas en blanco que se le traspapelaron al ordenador...
  • Manifiesta Kabeza Intallable, 3.4.1987, Buenosaurios.


No sé si podremos declararnos libres de culpa cuando se nos increpe y se nos acuse, lo que sí me mantiene absolutamente tranquilo es que ocupamos las horas de la vida exprimiendo los relojes y administrando el tiempo de manera que no nos quede casi ningún sentimiento sin exteriorizar. No se nos podrá acusar de no haber sido coherentes y comprometidos con nosotros mismos. Y es, creo yo, con nosotros mismos con quienes debemos comprometernos para siempre.
Y existen las sintonías, como ya hemos charlado otras veces. Porque quizás, mientras ustedes me escribían la carta que recibí, yo también escuchaba NEXITUD, y yo también coincidía con Grinberg en que es de la piel hacia adentro donde se deben buscar las respuestas.
  • Yo Explosión, 19.4.1987, Rosaurio.


Henos aquí, los que agarraron la poesía, o mejor dicho: LOS AGARRADOS POR LA POESÍA. Remontando el largo río hacia la fuente. Vodka en el motor y bueh. Las sombras del invierno en la city y qué?.
  • Nervio Vudú, 2.7.1987, Buenosaurios.


...la mente exhala sus últimas imágenes
un árbol rasca la casa en la noche profunda y oscura
manejadas por el hambre: gimen las máquinas
-por suerte no saben nada de genética-.
  • Nervio Vudú, 15.9.1987, Buenosaurios.

Quisiera imaginar un  Grand Poema Profético sobre la trama preciosa que tejen nuestras percepciones más rebuscadas: entre los recuerdos, las enunciaciones fastuosas, las quejas, el delirio costumbrista llenando el lugar de lo que sé que no quiero, cuando casi siempre no sé lo que quiero...
  • Manifiesta Kabeza Intallable, 21.9.1987,Buenosaurios.


No sé si nosotros podremos ver crecido el clima excelente para el florecimiento en la bondad del Ser Humano Total; de lo que sí estoy seguro es que, si seguimos emperrados con la cabeza & el cuerpo, habremos tenido algo que ver en semejante revuelta de los corazones.
  • Manifiesta Kabeza Intallable, 24.11.1987, Buenosaurios.

El Ángel de por acá no se dedica tanto a la diversidad como a la tarea de sentir (me alucinan tus boñucos que desordenan el aire! -la noción atómica de poesía!-) una tarea supercoherente con padrinazgos paganos y paganidades diversas y confusas (y finalmente la diversidad nos copa, pero dentro del objetivo coherente de ser uno mismo)...
  • Tinto Ángel, 1.12.1987, Buenosaurios.


Cinta nueva en la Remington Sperry Rand,fines del verano de este año, piso 14, techos sucios, gente agobiada desesperanzada con el medidor de tolerancia de mentiras al rojo y el tanque delas expectativas, que gota a gota intentamos llenar, casi vacío. Composición de lugar conocida por cualquier hijo de vecino sudamericano. Ahora bien. Algo habrá que hacer. En eso estamos. Para eso estamos. Sin grandilocuencias, sin el carné de políticos y sin aceptar ni dar coimas explícitas o encubiertas,soplamos juntos, aunque seamos pocos, para el lado de allá, de adelante. Criamos hijos para la libertad y no para el sometimiento. Para que no sean sometidos ni sometan a los demás, esquema tradicional que nos proponen; "hay que educar para el autoritarismo", no lo dicen pero es como si lo hicieran, después,cuando sean grandes unos van a tolerar sin protestas 400 roñosos australes desueldo o una cifra más infamante como jubilación.
Reflexiones urbanas mis amigos, no descubrimientos, pero sí reflexiones útiles a mí.
  • Yo Explosión, 10.3.1988, Rosaurio.


Ké te parece proponer una re-unión holo-budense sin reparto de premio alguno, sino de visiones, prometedoras sensaciones -requisitos indispensables de la íntegra inteligencia humana- y recaudación de vibraciones: todo sería posible en la grand convención de la desconvencionalización total de nuestro adoctrinado sistema de vida, incapaz dela felicidad.
Podríamos juntarnos todos a soñar???
  • Vudú-Intallable, 8.9.1988, Hudson.

...la poesía no se construye para que los lectores coincidan o no con el autor y su obra. Simplemente es una experiencia de vida (como el arte de amasar un buen pan, me dijom.k.i. en el 86) que va y viene, te hace vibrar o no, te revuelve las tripas o no. Tal vez lo que a mi me pone los pelos para adentro y el cerebro para afuera a mi vecino no le hace ni vientito en los tobillos. Así es la cosa, hermanos. Debo confesar que muchas veces no los entiendo.
  • Yo Explosión, julio de 1988, Las Parejas










CALIBÁN CARLOS

CALIBÁN CARLOS



el tumulto maquina su estadística
volantea esquemas cuando resopla
-le salen telenovelas-
convierte un final cursi en siesta o sinopsis

un motor gruñe bajo los focos
-iluminado-
y corren a retocarle el rubor

 y yo juro que te beso si dejamos de bostezar

adentro es afuera
la profecía un ensamble
una proeza que hamaca

adán y eva se saltearon las hojas del pubis
y un vaivén jadea en todas partes
afuera espacio adentro
adentro espacio afuera
jadea una marea entera y de buena entraña

si perduro en cada reciclada partecita mía
me invoca toda exudación

afuera es adentro
y el sudor de tu entrepierna lloverá mañana
a mi me crece otra garra
y se deja y acaricia
te juna sobre las sábanas

te juro




CALIBÁN CARLOS


CALIBÁN CARLOS / REGISTRO DE UN CONJURO

CALIBÁN CARLOS
REGISTRO DE UN CONJURO 

este silencio y temperatura son nuestros
este encastre del ceder primitivo
estas abstracciones expuestas del instinto y la sangre

seguro confundimos el desánimo
ese sabor de vacío corriente
ese final de ficción que nos bordea

me sobra tanta complicada noción
como envases de todo
un desenlace del día lejos de la absorción del sentimiento
un desenlace de aspiraciòn profunda
mi genética bocanada

el resultado de la simple encarnación de mi ego
escapa del perímetro de modorra
viejos guiones quedan afuera en la generación de mi vida
y no poseo nada
como una usada certeza de mi público fortalecimiento

bailo bajo la turbia estructura
o es que cae de todas sus astillas

palpito en tu exacta ecuación todo el azar de tu vida
el oleaje de los cuerpos junto a la porción real de lo concreto

evadir la física que recibí de acuerdo a todo lo que llevo
ese placer en los extremos de mi sueño
donde se fracciona el mundo
-pero nunca pude aprenderlo de memoria-
en el tiempo de esa copa que ocupa la declaración de una verdad
extraigo un gesto de luz
me acuesto con lo escondido por mi ángel
afino los oídos de mi percepción
pero de esa gota de acierto
escapa el hecho de otorgar a lo sabido lo imaginado

comprendo los ruegos demorados
este conjuro
porque en los encierros donde me guarda mi espíritu
puede ser que oculte una noche
una mentira
CALIBÁN CARLOS



miércoles, 24 de julio de 2013

NONI BENEGAS


NONI BENEGAS


 Cuando vi las naturalezas muertas de Morandi
intuí que esos volúmenes con sus intersticios,
componen algo así como grupos de familia.
Grupos grises, rosados, de lazos tenues o férreos,
indestructibles siempre.
Vi, también, que el orden entre sí de los frascos esbeltos
o panzudos, cuyo borde superior recuerda
el horizonte entrecortado por cabezas altas y bajas
en las fotos de familia,
desdibuja las identidades
en cada uno de los cuadros.
Y esa ambigüedad los hace vivir






  "Animales Sagrados" (NB)

ALEJANDRO SCHMIDT

ALEJANDRO SCHMIDT

 
no abandonar la noche

la ansiedad del resentido

la argumentación del envidioso

la energía de la codicia

los puños de la plegaria

el eco de la adulación

las molestias de la debilidad

la patada del burro

la sordera del sabio

lo oscuro de la humildad

el alto silencio del amor

la fe entre ladrones

la ruina del mezquino

el sol tapado con un dedo

la cola del diablo

el triunfo del mediocre

la luz de los olvidos

la inspiración del tóxico

el bien vestido

el santo entre los perros

la última hoja

la primera verdad de la verdad

la minucia del quejoso

lo amarillo de la piedad

la secreta generosidad

la lealtad sin por qué

la sopa fría

el pan vendido

las ilusiones del vengativo

los errores del audaz

el huevo de la indiferencia

la templanza del extravío



seguimos?



mi pie

cuando patea el cielo

esta ciudad con su veneno tibio

los padres del abismo

la reina de la risa



la vida pronunciada

la lluvia negligente



la paz

los días tristes



la música

el ridículo

los premios



el trago del odio

la línea del genio



la mano en el pecho



el público

los alfileres



la consunción

la angustia



la nieve

los comercios



tu corazón si está muy líquido

el portugués

los dioses



no abandonar la noche

la noche necesita



los brazos del grito

la impaciencia del soberbio

la lección del injusto

la flor del inocente



ALEJANDRO SCHMIDT




CELIA GOURINSKY / Poeta Incierto

CELIA GOURINSKY

POETA INCIERTO



Quieran los barcos no desesperar en las brújulas locas
Sea así por los náufragos, quiera el mar no aliviarlos
Sucio lujo del odio, el invento de probables salvatajes:
¿a quién? ¿de qué curioso lugar en la ignorancia?
Señor Dios, no permitas que mi señor me otorgue
piedad
En los naufragios hubo una vez en que amarse no
tuvo culpa ni castigo. Quieran los mares ser impíos
en nombre de la Piedad

Dónde estamos, amor mío, cuando nuestro triunfo
nos premia con lo inalcanzable, cuando nuestra
extrema cercanía no deja lugar a lo cercano,
ese árbol, ese aletear en la cornisa
ese escalar en cualquier calle

Que hubo un terreno que dejó de ser baldío, que
hubo un temblor de besos de demonios…

*

Quieran los barcos ser brújulas locas, enamoradas
brújulas locas




 

Celia Gourinski
(Del libro Inocencia feroz, Editorial Argonauta, 1999)




FABIÁN O. IRIARTE / LOS NENES CON LOS NENES


FABIÁN  O.  IRIARTE



LOS NENES CON LOS NENES





Primero preguntaron si la manzana
era mujer / dije que sí / si la mesa si la cama y la mañana
después preguntaron por el árbol y el camino
por el asno y el gallo y el lápiz
ciertamente ciertamente ciertamente
y preguntaron al fin si soy mujer / no

les dije / soy hombre / pero ¿qué pasa
con el alma?
hay dudas con el sol y con la luna
hay dudas con la muerte
es cierto pero ¿qué pasa con el alma?
¿es hombre o es mujer? ¿y el sexo?
dicen que sexo es hombre.





del libro Las Confesiones
  








 Fabián O. Iriarte. 

Poeta y traductor . Nacido en Laprida, provincia 

de  Buenos Aires, 1963. 


Reside en Mar del Plata desde 1979.


Es Doctor en Humanidades (Universidad de 

Texas en Dallas, 1999).

Enseña literatura inglesa y norteamericana y 

literatura comparada en la Universidad 

Nacional de Mar del Plata.


Entre sus libros de poesía :

La intemperie sin fin (Melusina, 2001),
La mudanza (Gogol, 2009), 

Devoción por el azar (Bajo la Luna, 2010),

Cuentas por saldar (Ediciones en Danza, 2010), 

Las confesiones (Huesos de Jibia, 2012) y
La Caja P (Ediciones del Dock, 2012).





CARMEN BRUNA / NOSTALGIA DE SAN CARLOS

CARMEN BRUNA

 
NOSTALGIA DE SAN CARLOS



Desciendo en mi última encarnación
al río profundo,
pero no sé nadar,
me ahogarán
una frugal tibieza de camalotes estivales,
un arroyo de sol espectral entre las piedras
que conocen la humedad de los pétalos del iris
frescos violados, vaporosos de sal;
ojos de puma en celo, luces malas detrás del cementerio
y perdidos cariños trastocados en odio cotidiano
¡ay tesoro escondido del zorrito!
tembladeral de luna en plenilunio;
ya se acabó el amor ciclamor de las hogueras,
el resentimiento es como la flor de la cebolla,
un manojo de pétalos verdosos
que sollozan inconsolables en el abismo,
el capullo del mal aniquila nuestras esperanzas,
el sueño pesado que nos acoge
lo navegan las criaturas de un sólo y pálido ventrículo
los moluscos claveles con ramos de centellas
atrás quedaron
las vicuñas sedosas, el carnaval tremante.
Luciano presagioso acarreando sus años
en litera fantasma.
CARMEN BRUNA

martes, 23 de julio de 2013

MARINA C. KOHON / de un azul mucho más lejano

MARINA C. KOHON





de un azul mucho más lejano
                              ( fragmento )



....



I




desde donde vos respirás


y  desde donde yo respiro hay dos mundos frente a frente


empujando el paredón


                           de los lenguajes





II



el esfuerzo es en vano:

todo será siempre

    una distancia

que se multiplica

      calibrada hacia un norte

         que no me pertenece



III


el azul/ mucho más lejano

       se mueve en el gesto

              de la autocomplacencia

y mis márgenes

   celebran

           al extranjero

                  que nunca me nombra



IV


el hacha emerge

    de la respiración:

               vivir para saber

                            que el camino que trazan los fiordos

                      se enredará

                                     en los hielos y el olvido




V


como si el líquido

   en el que nadan los sueños

               fuese una niebla

que inevitablemente

          caerá a la deriva




VI


¿la transparencia no se funde

              con lo oscuro?

 ¿en algún punto

               no se vuelven parte

                                 de lo mismo?



VII


pero vos te casaste con el mundo

sin dar consentimiento

 (es más fácil que cerrar puertas)

 y  ningún giro

asolará tu destierro




VIII



mientras, escribo

  desde el lugar y el tiempo

      en el que los caldenes se derriten

                   para llenar el silencio

                           y temerle menos




IX


todo eso que callás

te desbordará en la sombra

                            del gesto

irrefrenable como las estaciones

¿serás silueta o centro?

¿del hambre o del deseo?

respirarás tu cicatriz

            en lo invisible

   bajo la pérdida del fuego



X


témpano

   de un cristal mínimo

             podrías ser

                       si quisieras





XI



pero sos

luz mineral

que eriza la pérdida

                       y borronea los contornos

                 de la piedra fundamental

                           donde me paro

que toma la medida

                 del acantilado

            para reinventarse en mi ojo

y  reforzar el apego

..............
..................




Marina Kohon nació  en Mar del Plata en 1965, Argentina. 
 Vivió  algunos años en Neuquén  y luego en Bahía Blanca, donde reside actualmente.  Es  profesora de inglés, poeta y traductora de poesía.

 Coordina  un Club  de Lectura de Literatura Irlandesa desde el 2010.

Publicó:  La Ruta del Marfil, Alción 2012, y Banshee por  Hemisferio Derecho (2013).











SILVINA GUALA / oyes

SILVINA GUALA


oyes
las hojas del libro se agitan como en el vuelo la mariposa
se siente lento esa brisa enamorada en la piel
abramos los ojos y escribamos la mañana




  silvina guala





sus blogs




  • http://palabrasdetierrayalma.blogspot.com/





  • http://palabreamos.blogspot.com/
  • SILVINA GUALA / saciada

    SILVINA GUALA





    saciada se agita
    la pluma mojada
    del ave




    SG








    SILVINA GUALA / mi suspiro

    SILVINA GUALA




    mi suspiro sale
    al encuentro de tu alma
    si es que tienes una


      s g






    SANTIAGO BAO / TRAER DE LA NOCHE

    SANTIAGO BAO

     TRAER DE LA NOCHE




    Traes desde la noche un cargamento de sueños. Los inmovilizas en la bruma de la realidad, desde ese abismo que se abre, de pronto, para arrojarnos al absurdo, al desafío escabroso que inaugura este enfrentamiento, este combate funesto.
    Llovizna sobre la magia.
    Un rayo se incrusta rebelde en la monotonía del horizonte.




      de ("Despliegues"), 2006.-



    ROBERTO MOSCOLONI / SIMPLE RECETA DE COCINA.

    ROBERTO MOSCOLONI






     SIMPLE RECETA DE COCINA.








     pusiste la olla con el fuego bajo

    agregaste un poco de aceite,

    cebolla, morrón y vino blanco

    tapaste y comenzaste a cortar

    zanahorias en daditos

    y sacaste las lentejas

    que estaban en remojo



    Te perdiste un instante

    sin decir palabra alguna

    tu mamá te acarició los ojos

    para que no olvidaras

    los granos de pimienta

    y pusiste amor al guiso

    a la noche, sentimos el sabor

    fuerte de los recuerdos









    foto : aliciagallegos



    DAVID MINAYO

    DAVID MINAYO



     AQUELLA VEZ


    DAVID MINAYO



     Lucharon sin tregua ni descanso:
    hasta el final.

    Pero qué más da
    quién ganó la guerra
    hace cien años.

     Ahora
    todos están
    igual de muertos.







    —David Minayo

    ERIC SCHIERLOH / BALADA DEL HOMBRE SOLO


    ERIC SCHIERLOH

     


    BALADA DEL HOMBRE SOLO





     Mi mujer se ha ido a una de esas reuniones
    con amigas de los buenos viejos tiempos;
    yo me he preparado unos espagueti
    con albóndigas y salsa descongeladas.
    Afuera maúllan las bestias mientras desgarran
    las bolsas de la basura de dos o tres días.

    Después salgo a fumar un cigarrillo bajo las estrellas
    con los brazos en jarra, como un buen entrenador atento.
    Siempre que miro al cielo no puedo evitar
    pensar en cosas como Platón o los ET,
    o en una casa junto a la playa
    con ventanas rotas y paredes agujereadas.
    Hay rocío sobre el pasto y el techo de la casa brilla
    como la espalda de una sirena en la noche.
    La luna está amarillenta
    probablemente por todas las porquerías que hay en la atmósfera.
    Algunos disparos de escopeta y una alarma,
    y algunas luces de edificios saturados que se apagan.
    Voy a mear, sí señor; voy a mear
    mirando la Osa Mayor o lo que fuera.
    Antes de entrar en la casa reviso el buzón
    y de regreso piso algunos hormigueros diminutos.
    Dos gatos me miran desde las sombras;
    «Bon apetit» les digo. «¡Bon apetit, bestias!»
    Toda la casa a oscuras;
    puedo oír el agua corriendo en las cañerías.
    Me como las últimas albóndigas frías
    mientras miro los recortes pegados en la heladera.
    Me acuesto con los pies fuera de la cama,
    vestido y con los dientes sucios.
    Bendita oscuridad.
    «Bendita oscuridad artificial», digo.
    —Mi mujer es maravillosa.

    de el libro EL MAMUT

    REYNA DOMINGUEZ / AMIGA ANTIGUA

    REYNA DOMINGUEZ


    AMIGA ANTIGUA



      La calle era
    de punta a punta la esquina
    gastábamos una sola vereda
    íbamos
    de una a otra
    de otra a una

    baldosas frías
    bajo los pies sin dueño

    la luna nos comía
    temores oscuros

    éramos libres, libres
    por la angosta vereda

    íbamos por las noches en luna llena

    los pinos acercaban su antigua sombra negra
    arrancábamos hilos, finas agujas verdes
    masticábamos jugo de sus hojas etéreas

    era el sabor del cielo
    borrado por la tarde

    ya la noche soberbia nos velaba el semblante
    y la luna en sordina moría nuestros pasos
    que se alejaban solos
    en las trampas del tiempo
    de una vereda
    a otra.



      de Reyna Dominguez del Libro Más que un Yo





    Reyna Domínguez
    Nació en San Juan (1950). A los 22 años le otorga el primer premio de poesía “Canto a San Juan” la Municipalidad de la Ciudad de San Juan y le publica el libro 5 poemas premiados.  SPAE le financia  la publicación de En nuestro tiempo sin tiempo. Ed. Crisol, Bs As, 1976, censurado por la dictadura militar. Veinte años más tarde publica Lo luz en la pared, Libros de Tierra Firme, Bs As,  1997; Más que un yo, Libros de Tierra Firme, Bs As, 2001; Envivir, Ed. Vinciguerra, Bs As, 2009. Integra: Antología de poetas de San Juan, Desde la Gente, Ed. Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, Bs As, 2001; Antología Poética Sanjuanina, U.N.S.J., 1998; Poesía Contemporánea de Los Andes - Antología Argentino-Chilena, 2005; Legado de Poetas - Poesía Social Argentina,  1956-2006- Ediciones Patagonia, Bs As, 2007;  Entonces, aquí - 22 poetas de San Juan, Edit. EFU, San Juan,2012; Poesía Argentina Contemporánea, Tomo I,  Fundación Argentina para la Poesía, Bs. As., 2013.



     

    viernes, 5 de julio de 2013

    PATRICIO TORNE / CARNE DE CHANCHO




    CARNE  DE CHANCHO
                          autor PATRICIO E. TORNE

         
    Hay ciertos animales que portan su belleza con un descaro
    sin igual. A esa especie pertenece la filiación de este animal:
    mezcla de brutalidad carnicera con delicadeza a lo “Peter Pan”.
    Por eso no debería extrañarnos si su desnudez se recorta entre
    las piedras del acantilado, para luego acercarse -lenta pero
    decididamente-, y ser adorado por esos incautos que recorren
    la playa buscando conchas, sin imaginar que vendrían a
    encontrarse con tu aparente domesticidad.



                                                                                                              1











              En el trance de encontrarlo donde nunca estaba, cierta vez, tuve el convencimiento de reconocer su imponente figura bajo la ducha.

              La lluvia ponía el brillo necesario sobre su vellosidad, pero algo en su lenguaje corporal me alertaba sobre el equívoco. La tensión puesta al servicio de ciertos temas banales, acrecentaba la sospecha de un nuevo error de mi parte.

              Me di tiempo, sin embargo, de acercarme y acelerar la caída del agua con la palma de la mano. Recorrí su espalda, sus nalgas, los músculos firmes de sus piernas. La bestia se dejó estar, como quien tiene la costumbre de ser malenseñado, y se echó, lentamente, en la bañera.

              Como un capitán complacido en la derrota, me invitaba a su naufragio hogareño.


                                                                                                                                            2








              Debía matarlo una y mil veces. Esparcir lo que quedase de su cuerpo donde sea, menos en los resquicios de la memoria. Así la premisa  con la que intentaba sostenerme, día tras día. Pero allí estaba, sino la presencia, el rastro que dejara su puro andar de bestia, cuando no el olor, su sombra  que en las jornadas de gozo quedara por la casa.

              Como una tierna mascota se volvía, llamando la asistencia de mi mano bienhechora que,  lejos del crimen, se volvía un bálsamo recorriendo la voluminosidad de su recuerdo.

              Extrañando entonces su mirada, me ausentaba de mí, guardaba uno por uno los puñales y cantaba. Cantaba hasta quedar sin voz. Como un trance parecido al exorcismo;  igual que un verdugo inoperante al que lo asiste la pena de no cumplir su cometido.



                                                                                                          3





              En los días propicios, su bestialidad se tendía largo a largo. Dejándose contemplar, sus gestos se adherían a la circunstancia del puro beneplácito.

              Cada tanto –como esos animales disponiéndose a su amo-, exigía su caricia, que de ser satisfecha, le volvía todo un mar en la mirada: no conozco la playa, decía entonces, y su ampulosidad, de pura complacencia, se llenaba de luz igual que un niño al que se debe atender.

              Dejábamos, entonces, nuestro salvajismo de lado, y una barca crecía entre ambos: se dejaba empujar aguas adentro. Marineros nos volvíamos. Centinelas cada uno en lo mas alto del mástil.

              Voluptuosa la tormenta que vendría a mojarnos, hasta llegar la calma.

               Nuestros cuerpos complacidos en la aventura marina. La envidia de Poseidón en olas de la lujuria








                                                                                                                                                 4












              Luces en el sigilo de la noche, y en la guarida del guerrero,  se extasían con cierta voluptuosidad que los vuelve angelicales. A solas, se avienen a celebrar lo que les gusta en cada uno de ellos. Las manos, con esa suavidad y la firmeza tan propia de los buenos amantes, recorriendo, sin pudores, los exactos lugares donde crece el deseo. Como inmensos titanes después de la furia, se dejan llevar por la ternura y se vuelven inocentes. Mimias figuras excluidas de la jungla. Lejos de la arena, los gladiadores  olvidan, por un momento, su condición de bestiales






                                                                                                      5













               Nada nos hace falta. La mesa de lo irremediable está tendida. Después de devorar lo que de cada uno apetezca, deberíamos recostarnos a observar nuestra luminosa degradación. Escuchar los sonidos desacompasados de la lengua y decir cosas banales: tierra, lastre, enfermedad, padre, amante.

              En algún punto se alzará el puñal. Caerá con la certeza propia de los buenos gestos. En lo que siga primará la virtud de la estética. Como las reses de Bacon. Carnicería en la tela




                                                                                                             6












               Nadie podrá afirmar, jamás, que tus dientes estuvieron solo al servicio del mordisco. Que tus ojos, profundamente hermosos, atentos a la presa fácil. No.

              Que tu complexión se tensara para el salto consumatorio del desprevenido.


              Yo he visto de cerca tu figura inmensa y leve. He visto, si, el halo circundando tu cabeza. Igual que a un santo pude verte y, muchas veces, me encontré con objetos inocentes en las manos que te hubiera ofrendado. Pero es fuerte el pudor, y más cara la vergüenza.

              

              Ahora cuelgo algunas fotos,  para verme bendecido por tu presencia. Cuido con esmero esas instantáneas que alguna vez -ya lo dijeron-, serán partes de un dossier de la National Geographic, o de un especial en el Animal Planet.    




                                                                                                          7





              Suele olvidarse con facilidad del mundo, y en su guarida, pone obsesiva atención en la forma de sus patas. La tersa epidermis de sus hombros. La pelambre suave de su cavidad torácica. Después se acaricia gradualmente: primero con cierta parcimonia, después intensifica el movimiento y, como un metrónomo descontrolado, llega al punto inicial. Se relaja de nuevo, y su atención ya está puesta en la panza.


              Con sus manos restriega la redondez, y confirma la plenitud del volumen. Conforme en la concavidad del autismo, se acaricia presionando el sexo. Se vuelve seminal. (demagogo y tierno, diría el observador). Un oso que solo bien se lame, sucumbiendo en el éxtasis de lo que otros le niegan como encanto.  



                                                                                                                                 8







               Recostado en la noche, a orilla de los bosques, he sido el  cazador que apuesta a la fortuna, y espera de su presa el guiño del reconocimiento.

               Bebí con la mecánica del desesperado, tus más dulces secreciones.

               Arrodillado ante la belleza, comulgué tantas veces como  fue necesario. Me abracé a tu cintura, y fui testigo del temblor y los gemidos. Bebí de tu licor con tanta impunidad como es posible.

               Pero no pude matarte, dejé librada tu carrera. Vi hundirse tu figura en lo espeso de la noche, como un pobre animal  que se cree inocente.




                                                                                                                                                    9














               A causa de amar tanto a la bestia, perdí el sentido.

    Deliro con sus pectorales en el horizonte, como una amenaza de tormenta levantándose oscura y bella.


              Vendrá a saciar mi sed –pienso-, y el viento pasa a cientos de Km. por hora.  Me desnuda ante los demás. Pone al descubierto mis miserias.


              He levantado las banderas de la vulnerabilidad, aunque se de mi propia fuente,  que no habré de redimirme evitando el oprobio.


                                                                                                                                             10







    PATRICIO TORNE: Nació en Helvecia (pcia de Santa Fe) el 31 de enero de 1956.


    Editó:


              Orbita de Endriago (filofalsía 1990)


              Helvecia y Otros Tópicos (Todos Bailan 1990)


              Donde Muere la Lógica  (Ultimo Reino 1992)


              Anacrónica (Ediciones de la nada 200)


              Perros (Editorial Revistas Callejeras 2010)




    Desde 1985 reside en Villa Mercedes (San Luis), donde desarrolla distintas actividades relacionadas con los espacios sociales, periodísticos y culturales.

    Desde 1985 dirige los talleres literarios de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Económico-Sociales de la U.N.S.L.

    Es Coordinador del Área de Cultura y Artística de la Secretaría de Extensión Universitaria de la F.I.C.E.S. de la U.N.S.L.

    Es responsable del Ciclo PRETEXTO. Donde poetas de todo el país, la región y locales se dan cita para desarrollar lecturas y compartir experiencias creativas, desde 2010 junto al Taller Literario de la FICES.

    Ha participado en distintos Congresos y Encuentros en el País, Paraguay y Chile.

    Textos suyos han sido publicados en distintos medios nacionales y del exterior (Brasil, Chile, México y España)