jueves, 16 de agosto de 2012

Leonor Silvestri / “Acerca de las Costumbres de los Animales ” / nota de Alicia Gallegos

Leonor Silvestri

“Acerca de las Costumbres de los Animales ” 
(Cuaderno de edición artesanal )

Comentario de Alicia Gallegos


          Por momentos me parece que solamente miro, espío, observo, anoto y realmente creo que es así, que no quiero salir de este lugar de científico, observador, laboratorista o tal vez ¿voyeur ? en él que me ha instalado Leonor Silvestri con su libro “Acerca de las Costumbres de los Animales ” .
           Aquí estoy, así , helado y duro , como cuando estudio una gota de sangre a través del microscopio , me atraviesa un frío que impide pestañear y lentifica la respiración , suavizándola hasta hacerla prácticamente imperceptible .El frío ayuda a que nada me distraiga , a que no me desconcentre , a que no me desenfoque de lo que atrae mi atención, de lo que miro : ahora , estos poemas breves, que se suceden sin títulos, ni mayúsculas ,ni signos de puntuación, estos animales extraños ,por momentos diríase irreales ,enormes o diminutos, bellos o monstruosos y ahora mismo en el momento en que cierro con fuerza los ojos para dejar de mirar , caigo en la cuenta de que tal vez no sea esta una sucesión de poemas ,sino las partes de un poema largo.

                    Sobresaltado. Abro los ojos porque “en una nevera dos enlazados / para que los veas vos / he conservado / 50 noches / de invierno ”.Busco el bisturí ,con ánimo de diseccionar. Busco una lupa, una cámara de fotos para tratar de registrarlos, armar unas diapositivas o tal vez una gigantografía. Me mareo, unas gotas de sudor me caen por la nuca y los lentes de aumento empiezan a empañarse. Ya no soy el científico calculador y medido. Me crecen pelos ,escamas , soy el macho, la hembra ,el pene sencillo, la viscosa pegatina, la grupa, la cloaca, la cola entreabierta, un poco de nieve blanca.

                 Y claro, compruebo que me engaño, porque termino implicándome “ el grado de violencia erótica / la atracción hacia el canto anima / se pone a frotarle los bordes de la cloaca / rastrillaje rapidez/ pequeñas series/ cicatrices separadas ”, y de alguna forma que resulta difícil de explicar aparezco allí en medio de la bestialidad más pura y bella.
¿Veo a los animales o veo mi bestialidad desprovista de toda influencia civilizadora? ¿Observo o soy engullido por la jaula? “Las mandíbulas de la jaula se cierran sobre un mundo de la bestialidad y la predación .”

           ¿De qué clase de Animales ,nos habla Silvestri ? ¿En dónde habitan ? Aunque tratemos de descifrarlo , nunca estaremos seguros porque la ambigüedad favorece la identificación y la catarsis (bien lo sabe Leonor ,especialista en Literatura Antigua por la Universidad de Buenos Aires ) .
            Pero igual insisto. Le pregunto a mi amigo si “asiática monógama….” podría ser una jirafa y me dice que si, mientras se ríe , apura el último trago de la primera botella y me dice que también “asiática monógama …” puede ser la vecina coreana que cruzamos por la tarde en el ascensor.
           Insisto, insisto en mi lugar de científico y pienso que si leo lo que veo como si fuese un procedimiento descriptivo ,optando por separar lo material de lo inmaterial , anoto las acciones ocurridas sobre los cuerpos (mordidas, hinchazones, peligro de desmembración ) y después paso a verlo como una metáfora, entonces lo material es la imagen duplicada de lo inmaterial.

El charco de sangre…” es lo que queda de mi cuando mi amante se duerme dándome la espalda. 

                           Para que pensar, pienso… y encuentro esta imagen : un Minotauro erótico… que así describe Foucault …Pero el secreto de este Minotauro erótico no es que sea un animal en una buena mitad ,ni que forme una figura indecisa y mal repartida entre dos regiones vecinas . Su secreto recubre una aproximación bastante más incestuosa : en el se superponen el laberinto que devora y Dédalo que lo ha construido. Es a la vez la máquina ciega, los pasillos del deseo con su fatalidad y el arquitecto hábil, sereno, libre , que ha abandonado ya la inevitable trampa . El Minotauro es la presencia de Dédalo y su ausencia al mismo tiempo en la indescifrable y muerta soberanía del saber . Todas las figuras previas que simbolizan al monstruo llevan como él esta alianza sin lenguaje entre un deseo anónimo y un saber cuyo reino oculta el rostro vacío del amo. Los finos hilos de Ariadna se enmarañan en la conciencia ; aquí , con un puro saber y un deseo sin sujeto, tan sólo permanece la dualidad brutal de las bestias sin especie.”

             Entonces “ el hocico toca la región anal / deslizándose suavemente / sobre la espalda subrepticio / adaptándose a todas las curvas ”. Materia, pura materia, cuerpos que laten , se olfatean , se muerden, se penetran , órganos sexuales tibios , duros, suaves que entran en el otro y en si mismos, retráctiles . “…Pero es frente a la materia cuando triunfa en él el deseo de ser lo que ve : quisiera ser ciego, dejado, goloso, estúpido como el Catoblepas ; quisiera no poder levantar la cabeza por encima de su propio vientre, y que sus párpados fuesen tan pesados que ninguna luz llegara hasta sus ojos. Quisiera ser ‘estúpido’- animal , planta, célula- Quisiera ser materia . En este sueño del pensamiento, en la inocencia de deseos que no fueran sino movimiento…”

                              Aquí , por donde miro ,nada nos habla de jaulas, pero quien piensa jaula cuando ve un espacio abierto , puede ver un espacio abierto dentro de una jaula, es el efecto producido al entrar y salir de una escena , pero aquí no hay actores ni escenarios ni palabras que medien el contacto de los cuerpos y los cuerpos obedecen a los órganos . El órgano es el amo “ el acoplamiento/ un pene sencillo / se verifica /tal depresión / debe ajustarse / a la complejidad / de la concha vibrante / una especie de ladrido /de hembra muda ”
                             Harto de leer poemas que no dicen nada, que no aportan nada, que se regodean en el territorio de la muerte, harto de las pizarnik, las silvia plath , harto del senderillo, del hermetismo ,del poema dedicado a los zapatos de mi padre, a la mosca en el vidrio, a las antenitas de la mosca en el vidrio, harto del poema neurótico tanguero ,busco algo que deje de dejarme indiferente . Este es el libro . Y como soy científico frío duro laboratorista , llevo conmigo al pequeño órgano artesanal y lo muestro para anotar como reacciona : el amigo que sabe de poesía , la amiga inteligente, la pizarnikiana , el muy joven , el harto ya de estar harto y algo en la forma de reaccionar los unifica : nadie permanece indiferente y tal cual como sucede cuando sin querer nos cruzamos con dos animales copulando la reacción consiste en desviar rápidamente la mirada o espiar afanosamente .

Difícil será el destino de un libro leído por el cobarde o por el que espía, ya que este permanece en la sombra y jamás se revela , más todos sabemos que cuanto más prohibido ,más deseado y cuánto más oculto, más buscado.
Se necesitan traductores, nadie es profeta en su tierra.



Nota:
versos citados de Acerca de las Costumbres de los Animales
textos subrayados : de Foucault



Leonor Silvestri en Parque Agronomía. 2012
Foto :Alicia Gallegos

No hay comentarios:

Publicar un comentario