lunes, 20 de noviembre de 2017

ROBERTO JUARROZ / UN TEXTO CASI INÉDITO (parte I )



"   La verdadera claridad emerge de las cosas. No es una gracia ni un milagro. No es tampoco una inundación, un flujo exterior , una pátina o un vestido. Pareciera no depender de la luz , sino de una fuerza reveladora, de una culminación del crecimiento, de una irradiación de la forma .He aquí la palabra que importa: la claridad procede de la forma, deriva de ella, es uno de sus frutos privilegiados. Por eso, donde hay forma hay claridad y no a la inversa. Y por eso la poesía es siempre claridad, aunque esté tejida con sombras .

   Pero la claridad así entendida no es holgura visual, ni tobogán para que resbale con facilidad la mirada. Se parece más bien a la sustancia misma del ojo que mira y hace que éste se reencuentre con el mundo, reengendrándose  en el acto de mirar, reconociéndose por fin en la secuencia de lo real. La poesía es claridad porque es también reanudación y comunión a través del lenguaje, que no es más que otro modo de ver . La poesía es la mirada menos transitoria y más diferente y es sin embargo la única que puede compartirse. Extremo de la visión, claridad del extremo . " ..............

continuará